Noticias

Uruguay al Mundial de Catar 2022, en una noche perfecta: ¡mejor guionado, imposible!

0 vistas
Uruguay al Mundial de Catar 2022, en una noche perfecta: ¡mejor guionado, imposible!


Jueves 24 de marzo de 2022. La noche perfecta. La noche de las emociones. La noche de las despedidas. La noche en que Uruguay clasificó a su cuarto mundial consecutivo (Sudáfrica 2010, Brasil 2014, Rusia 2018 y Catar 2022) y le regaló a las 50.000 almas que llenaron el Estadio Centenario una de las demostraciones de amor propio más sentidas que un grupo de futbolistas le podía tributar.

Fue la noche perfecta. Por primera vez, Uruguay clasificó en la antepenúltima fecha de las Eliminatorias a un Mundial. Nunca había ocurrido antes. Aunque Perú se la hizo bien difícil y expresó en el campo que quería el mismo tesoro que los celestes, tuvo a maltraer a Uruguay durante el primer cuarto de hora. Sin embargo, la selección uruguaya volvió a mostrar su capacidad para poner el partido en el lugar que había diseñado el entrenador Diego Alonso, y llegar al destino que quería, sin antes pasar angustia y sufrimiento, propio de cada clasificación, incluso en los mejores momentos de estos futbolistas.

La noche perfecta en el Estadio Centenario

Fue la noche perfectan en la que Diego Alonso dejó plasmada toda su capacidad para poner cada pieza en su lugar. En una decisión que dividió opiniones, apostó por Sergio Rochet en el arco y el golero le devolvió con dos atajadas que fueron como goles de Uruguay en los primeros 10 minutos (tras remates de Lapadula) para mantener el cero en el arco y sostener al equipo en el momento más crítico del encuentro.

Fue también la noche prefecta del entrenador, que tuvo la capacidad de sostener en el secreto más absoluto la oncena que iba a utilizar (hasta una hora y media antes del partido), y con la decisión de incluir a Giorgian de Arrascaeta en la formación inicial en lugar de Torreira aportó el detalle para el triunfo. Fue el del Flamengo quien le dio el triunfo a la celeste con su gol.

Uruguay consiguió destrabar el partido con la gestación de fútbol que surgió del mediocampo, con el ritmo que le pusieron al juego Valverde y Bentancur. Con los remates desde afuera del área del de Real Madrid y con la capacidad de un equipo que se fue soltando a medida que transcurrían los minutos y consolidando un rendimiento que le permitió sostener el triunfo hasta el final.

Fue la noche de las emociones. De los veteranos de mil batallas, de los jugadores históricos de la selección por cantidad de partidos jugados (que es lo que reflejan los fríos números) y por fidelidad a la camiseta celeste, que tuvieron su merecida despedida del Estadio Centenario.

En los gestos de Luis Suárez, que se paró a un costado de la cancha –cuando nadie se quería ir del campo de juego para intentar hacer interminable esta noche del 24 de marzo- y como los grandes artistas arriba del escenario, el Pistolero levantó sus manos para saludar, su más sincero agradecimiento a las cuatro tribunas, por tanto cariño.

Diego Godín lo consiguió otra vez

En los gestos de Diego Godín, que apenas pitaron el final se sacó la mochilla que pesaba toneladas, se arrodilló en el césped del Centenario y vivió por dentro la procesión de haber llegado otra vez al lugar que quería. Y a su costado, su ladero y más fiel compañero en este viaje, también tendido en el piso, boca abajo, expresando en ese movimiento la liberación después de tanta tensión.

Extenuados, dejando todo, los celestes cayeron agotados al césped tras vencer a Perú y clasificar al Mundial

Porque, en estos 90 minutos que Uruguay y Perú jugaron en el Estadio Centenario hubo más que un partido de fútbol y un juego a la pelota, estuvieron contenidas las emociones más fuertes con las que puede cargar un equipo luego de recorrer 18 meses (desde octubre 2020) el camino más sinuoso y tortuoso para llegar a un Mundial, en el último baile que tenían estos futbolistas.

Fue el final para estos guerreros con su público y en un partido histórico.

Fue el final y tuvo un cierre perfecto, en una noche en la que se terminó de concretar el cambio de mando de los viejos guerreros con los nuevos responsables de seguir conduciendo a Uruguay por el mismo camino.

En esa simbólica ceremonia que se vivió al culminar el partido en el césped del Centenario, con los históricos celebrando lo que habían conseguido para cerrar su carrera y los jóvenes disfrutando su primera clasificación al Mundial como verdaderos protagonistas y héroes, se selló un momento de la historia  centenaria de la selección uruguaya.

El abrazo de Suárez, que se llevó parte de la red, y Cavani la pelota del partido

Diego Godín, Edinson Cavani y Luis Suárez, con Fernando Muslera y Martín Cáceres desde el banco, le dieron a la selección hasta la última gota, mientras Federico Valverde, Rodrigo Bentancur, Ronald Araújo y Rochet asumieron el rol protagónico que reciben como legado y que defendieron estas primeras experiencias con singular categoría futbolística.

Durante el camino a Catar 2022 se cerró abruptamente el ciclo de Tabárez cuatro partidos antes del final. La pandemia de covid-19 alteró los calendarios y se pasaron de tiempo los procesos de trabajo (de un entrenador histórico, que estuvo 15 años al frente de la selección), que iban llegando a su final en la fecha que debía haber finalizado. Sin pandemia, las Eliminatorias debieron terminar en octubre 2021, justo el momento en que el ejecutivo que preside Ignacio Alonso estableció el final del entrenador y dio un giro hacia el lugar en el que terminó dando el golpe de efecto para volver a encender a la selección.

Diego Alonso clasificó a Uruguay al Mundial 2022

Porque llegó Alonso con nuevos aires y encendió a este plantel de Uruguay que se había apagado, aunque aún le quedaba combustible para seguir avanzando. El entrenador mostró su capacidad para sorprender con cambios, para ajustar lo que necesitaba en el trabajo que había realizado Tabárez y en aciertos en la estrategia que finalmente llevaron a Uruguay a clasificar a su cuarto Mundial consecutivo.

Se acabó el sufrido camino a otro Mundial (porque sin sufrimiento para Uruguay no hay Eliminatorias) y terminó en una noche perfecta, llena de emociones y en el mejor homenaje que pudieron recibir los históricos futbolistas de Uruguay. Por esa razón, el recorrido a lo largo de 18 meses hacia Catar 2022 y este partido Uruguay-Perú en el Estadio Centenario no pudieron estar mejor guionados.





Source link

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de o similares.
Últimas Noticias: