Noticias

Una madre, once hijos y el paso a paso para cotejar el ADN del presunto homicida de Lola

0 vistas
Una madre, once hijos y el paso a paso para cotejar el ADN del presunto homicida de Lola


Una coincidencia genética entre el ADN encontrado en la mochila de Lola Chomnalez y el de una persona privada de libertad fue el primer paso de una larga lista de episodios que permitió llegar al presunto homicida de la joven argentina. 

El hombre procesado este jueves por homicidio muy especialmente agravado, de 39 años, fue identificado a través de su madre biológica. Al mismo tiempo, a esa mujer se llegó a través de una muestra de ADN que se le realizó a un detenido, según explicó el juez a cargo del caso, Juan Giménez, en conferencia de prensa.

La huella genética del detenido estaba registrada en el Laboratorio de Registro Nacional de Huellas Genéticas, que toma muestras de ADN de todas las personas privadas de libertad, creado en 2013.

Esta mujer tenía once hijos con tres hombres distints. De esos once, nueve era hombre y tres de ellos habían sido detenidos (por lo que se contaba con su ADN), uno de ellos esta registrado como ausente, y uno que no contaba con identificación y del que no se tenía registro.

Luego de un trabajo de investigación, la Policía identificó a un hombre -hijo de la misma mujer- que había sido dado en adopción a los 18 días de nacido y estaba registrado con otra identidad. El ADN de este hombre coincide en un 99,9% -según dos pruebas distintas- con el que apareció en las pertenencias de Lola. 

Una semana

Giménez detalló que esta línea de investigación comenzó hace alrededor de seis meses, con una genetista de la Policía Científica que comenzó a trabajar de forma permanente en el caso. El magistrado indicó que se marcó una «línea de acción», que fue seguir la ascendencia del material genético encontrado y entrecruzarlo con los datos del registro del Ministerio del Interior.

En ese proceso se llegó a dos personas encarceladas que tenían un material genético similar al de la mochila. Se comenzó con la búsqueda de la «patrilínea», la ascendencia por parte del padre, de uno de los detenidos. Sin embargo, en un momento esa línea se estancó.

Hace una semana, según Giménez y las autoridades policiales participantes de la conferencia, se optó por indagar la línea materna del segundo detenido que tenía material genético relacionado. El juez remarcó que es más «fácil» seguir por este lado del material, debido a que se sabe cuántos hijos tiene una madre, mientras que es más difícil conocer cuántos hijos tiene exactamente un hombre.

La madre del detenido tenía once hijos. Tres estaban detenidos, que fueron descartados de forma rápida porque su registro genético está en las huellas que posee el Ministerio del Interior. La investigación llevó a que se indicara al hijo que había sido dado en adopción, y cuya identidad había sido cambiada.

Giménez remarcó que fue la genetista que trabajó en la investigación que indicó que el propietario del ADN era hermano del segundo detenido analizado por el que se siguió la línea genética.

99,9%

Desde que se identificó al hermano dado en adopción como propietario del ADN en las pertenencias de Lola hasta su detención «pasaron poco más de 24 horas», dijo Giménez, quien destacó la rapidez del trabajo de la Policía de Rocha y la Policía Científica.

En un principio el implicado se negó a dar una muestra de ADN, pero gracias a una extracción de su ropa y su cepillo de dientes se llegó a una coincidencia del 99,9% con la muestra de la mochila y el monedero de Chomnalez. Cuando le notificaron sobre la coincidencia, el hombre accedió a dar otra muestra, que volvió a coincidir a un nivel casi total. El magistrado del caso indicó que a ese nivel de coincidencia solo puede tratarse de la persona propietaria del ADN.

El hoy procesado con prisión tiene dos antecedentes por violencia privada y violación. Sin embargo, no estaba en el Registro Nacional de Huellas Genéticas porque había estado en prisión antes de que se comenzara con el registro en 2014.

El acusado niega haber asesinado a la adolescente argentina, y en su declaración sostuvo que se había cortado con una botella de cerveza, y que más tarde encontró la mochila de Lola en la playa y robó $ 1.000, detalló el abogado de la familia, Jorge Barrera, en entrevista al programa La Pecera (Azul Fm). Según el procesado, la sangre estaba allí debido al corte, no por haber tenido contacto con Chomnalez.

Sin embargo, la defensa había ocultado que el material genético del acusado también estaba en la cédula de Chomnalez, pegado al ADN de la víctima. El hombre no supo dar una explicación al respecto, explicó Barrera.

Giménez declaró que no tomó el relato del implicado como «verosímil», y expresó que la conexión de la cédula «es parte» de esta conclusión. Esto llevó a que el juez definiera continuar con el juicio al hombre de 39 años.





Source link

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de o similares.
Últimas Noticias: