Noticias

Se pactaron compraventas de inmuebles por al menos US$ 1.600 millones en 2021

0 vistas
Se pactaron compraventas de inmuebles por al menos US$ 1.600 millones en 2021


El año que pasó mostró una recuperación marcada de la actividad económica que también alcanzó al rubro inmobiliario. El negocio de compraventas de inmuebles repuntó y tuvo operaciones por al menos US$ 1.600 millones en 2021, tras la retracción que se dio el año previo por los efectos de la pandemia. 

Este monto –aproximado– fue calculado por El Observador en base al total de recaudación del Impuesto a las Trasmisiones Patrimoniales (ITP) que recauda la Dirección General Impositiva (DGI). Ese impuesto grava con una tasa de 2% al comprador y otro 2% al vendedor de inmuebles de usufructo.

Los últimos números publicados por la DGI indican que entre enero y diciembre de 2021 el ITP recaudó $ 2.864 millones, con una variación nominal de 35%. En números redondos esa cantidad equivale a unos US$ 64 millones. Un 60% de la recaudación por este impuesto se contabilizó en la segunda mitad del año, es decir entre julio y diciembre

Si se tiene en cuenta que el impuesto representa el 4% del valor de las operaciones inmobiliarias, el año pasado los negocios totalizaron al menos US$ 1.600 millones como piso. Esa cantidad de dinero está por encima de los montos de 2019 y 2020 (alrededor de US$ 1.250 millones cada año) y es muy similar al de las operaciones de 2018.

El monto es solo una aproximación a los montos negociados en el área inmobiliaria –que son superiores–, porque la base de cálculo del impuesto es el valor catastral que suele ser menor a los precios de los acuerdos efectivos de compraventas.

El ITP tampoco alcanza a las unidades de Vivienda Promovida (VP – antes Vivienda de Interés Social), que están exoneradas en la primera venta y que en los últimos años viene siendo motor de la demanda en los segmentos de unidades nuevas. Este segmento volvió a tener un ritmo fluido de ventas a lo largo del año pasado, según lo expresado por distintos agentes.

La demanda está dada principalmente por inversores, en su mayoría uruguayos, que compran unidades nuevas para volcar al mercado de arrendamiento, aunque también se están sumando los argentinos. En particular el año pasado esa dinámica recuperó fuerza tras la apertura de fronteras. Un reporte reciente de la  consultora inmobiliaria Moebius indicó que el 97% de esos propietarios extranjeros  están “muy conformes con su inversión”, e incluso volverían a invertir.  En tanto, el 89,1% de posibles compradores  “están muy seguros” que invertirán en Montevideo en los próximos 6 meses.

Por otro lado, los números de la última década –también calculados a partir del ITP– dan cuenta que el volumen total de negocios de compraventas había tenido un repunte en 2017 con alrededor de US$ 1.680 millones, tras mostrar en 2015 y 2016 un estancamiento con operaciones del orden de los US$ 1.430 millones, lejos de los picos de 2013 y 2011 con negocios que superaron los US$ 1.800 millones.

El especialista en inversiones de InfoCasas, Javier Ache, dijo días atrás a El Observador que a raíz de la pandemia, muchos inversores apuntan a “algo seguro” y por eso miran el mercado inmobiliario. “Algo seguro es el ladrillo, los proyectos en los edificios. Es seguro porque Uruguay en los últimos 10 años te garantiza una renta anual de entre 5% y 7% dependiendo de dónde inviertas”, explicó.

El ejecutivo añadió que la Ley 18.795 de Vivienda Promovida genera atractivos importantes como, por ejemplo, las exoneraciones impositivas por 10 años, y que si bien barrios céntricos de Montevideo se están desarrollando mucho, también hay una tendencia a la descentralización, con un crecimiento en Ciudad de la Costa y barrios privados, además de todo lo que es la zona de Punta del Este.





Source link

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de o similares.
Últimas Noticias: