Noticias

Rivera, “una tierra fácil” para narcos que estresa a la policía

0 vistas
Rivera, “una tierra fácil” para narcos que estresa a la policía


«Quieren pintarla como Ciudad Juárez, pero no es”, dijo un vecino de la frontera a El Observador. Aunque la disputa por el mercado de drogas entre las facciones –que los policías uruguayos llaman “importadas”– Os Manos y Os Tauras azota a la frontera y a determinados barrios del departamento de Rivera, comerciantes y vecinos consultados coinciden: más allá de robos circunstanciales, “no se meten contigo si vos no te metiste con ellos primeros”. De los ocho homicidios consumados entre enero y marzo de este año, seis estuvieron vinculados al narcotráfico, uno no está claro y uno se debió a “problemas de convivencia”. 

Un operador jurídico que controla las evidencias que se presentan en las causa contó a El Observador que, cuando se analiza la información de los teléfonos confiscados, los líderes de estas bandas hablan de Rivera como una “frontera de tierra fácil”. Eso hizo que en 2021 el departamento norteño sea el único en sobrepasar los 15 homicidios cada 100 mil habitantes. En total, según el Ministerio del Interior, hubo 17. 

“Acá en Rivera todo el mundo anda en la calle con un arma, como quien anda con un celular en el bolsillo”, señaló otro operador judicial. 
En Rivera hay tres fiscalías y reciben casos de todo tipo: desde crímenes por el narcotráfico hasta por abusos sexuales. Junto con la Jefatura de Policía de Rivera y su departamento de Investigaciones han aclarado la gran mayoría de los homicidios. Sin embargo, no logran evitarlos. 

Las facciones que se disputan tanto el mercado de drogas reclutan personas para trabajar junto con ellos y el hecho de “cambiar de bando” muchas veces suscita los enfrentamientos que terminan con las muertes de algunos de los involucrados. También se enfrentan a consumidores adictos que no pagan. Van de un lado al otro de la frontera, razón por la que la coordinación con la policía brasileña es crucial.
El jefe de Policía de Rivera, Wilfredo Rodríguez, dijo a El Observador que la coordinación con sus pares brasileños es “excelente” y se da en todos los niveles de las fuerzas: federal, caminera, militar, etc. 

Los narcos “viven cambiando la estrategia” y los obligan a ellos a cambiarla, señaló. Aunque advirtió que estas organizaciones delictivas “vienen de menos a más”. Sin embargo, expuso que se cortó la racha que se había dado en enero, cuando ocurrieron el 75% de los homicidios de este trimestre. Los integrantes van cambiando: algunos caen presos y otros mueren. Los cabecillas de las dos bandas “ya están presos”. 

En el caso de Os Manos, dijo una fuente especializada a El Observador, se asentó años atrás en el barrio La Humedad y expulsó a varias familias del lugar. 

El mapa de los ocho homicidios que azotaron Rivera

El primer homicidio del año fue doble. El 12 de enero de 2021, una pareja apareció carbonizada dentro de un auto en la frontera con Santana do Livramento. Su hijo de cinco años permaneció casi un mes y medio desaparecido, hasta que apareció en Canelones, gracias a que una mujer alertó a la policía. El crimen estuvo vinculado con la venta de drogas y a traslados ilegales. Los presuntos responsables serán imputados en los próximos días, dijeron fuentes de la causa a El Observador.

Tres días después, un enfrentamiento por drogas se cobró otras dos vidas en menos de cinco minutos. Fue en el medio de un altercado en la calle. Las dos víctimas huyeron en direcciones opuestas y tras ellos fueron dos adolescentes –un uruguayo y un brasileño–, que los terminaron matando. Los homicidas fueron imputados por la Justicia y ya se presentó la acusación que dará lugar al juicio. 
Uno de los involucrados en la riña inicial realizaron un proceso abreviado y los demás están imputados.

El 20 de enero, un joven de 18 años apareció muerto, con heridas de bala, en la frontera entre Uruguay y Brasil. Si bien la fiscalía logró imputar al presunto culpable, la Justicia no hizo lugar a su solicitud de que fuera preso preventivamente y se determinó que debía ir a prisión domiciliaria. La fiscal Serrana Corsino apeló la medida, pero mientras el tribunal de apelaciones estudiaba el caso, el hombre se fugó. Días después, el tribunal falló que el hombre debió haber estado preso. Actualmente pesa sobre él una orden de captura internacional. El motivo del crimen fue un ajuste de cuentas por drogas. 

El 23 de enero, un hombre de 35 años fue asesinado mientras caminaba por la calle, acompañado de otro. Aún no hay imputados por esta causa: en la zona no hay cámaras de seguridad ni hubo testigos. Tampoco se saben los motivos, aunque , según indicaron fuentes policiales a El Observador, se presume que se trató de un ajuste de cuentas. La persona que iba a su lado no quiso declarar. 

 

Un mes después, el 26 de febrero, un hombre fue apuñalado y pocos metros más adelante se desplomó, a la altura de la calle Spikerman y Manuel Lavalleja. Horas más tarde murió. El motivo, otra vez, estuvo relacionado con el narcotráfico. Se indaga por este homicidio a un menor y a un mayor. Sobre el primero ya pesa una acusación fiscal. 

El 12 de marzo sucedió el único homicidio que se comprobó que no estuvo relacionado al narcotráfico. Fue el de un hombre joven que albergaba en su casa a quien luego fue su homicida y a la pareja de él. Por una pelea que, según informó la Fiscalía General de la Nación entonces, estuvo relacionada con temas de convivencia, el agresor golpeó a la víctima en la cabeza y comenzó a sangrar. Horas más tarde lo atendieron en el hospital local, pero murió. Con base en las declaraciones de testigos, videos de cámaras de seguridad y el informe forense, la Justicia de Rivera condenó al hombre a través de un proceso abreviado por el cargo de homicidio ultraintencional. Deberá cumplir cuatro años y seis meses de prisión efectiva.

Villa Sonia, una de las más azotadas

 

Una de las zonas más azotadas por el crimen es Villa Sonia, al oeste de la ciudad de Rivera.

Vecinos del barrio dijeron a El Observador que el problema allí es la distribución de pastabase y todos los conflictos, ya sean hurtos menores o asesinatos, surgen por eso. 

Capaz andan matando por mil pesos”, señaló uno de ellos y advirtió que “pasan todos los días dando vueltas por las calles pidiendo plata”. 

Aunque resaltó que la mayoría de los problemas ocurren “entre ellos”. Otro comerciante coincidió: “Es por territorios o ajustes de cuentas. Yo no escuché de que haya muerto ningún inocente”.

La postura del Ministerio del Interior y el FA

Cuando el ministro Luis Alberto Heber debió informar el aumento de homicidios en este trimestre, puso el foco en tres departamentos: Montevideo, Canelones y Rivera. “En Rivera estamos dando batalla, en un lugar donde hay mucha penetración del delito norteño. Eso invade y genera (delitos) en toda la zona”, había dicho el año pasado. En esa misma oportunidad, expuso que “apurar” la construcción del nuevo destacamento de la Guardia Republicana en la ciudad de Tacuarembó permitiría mejorar el patrullaje por las rutas que conectan con Rivera.  Tiempo antes había expresado: “La Guardia Republicana es una fuerza de choque que es necesaria, sobre todo en sectores de la frontera donde hemos visto la penetración del crimen organizado brasilero”.

El exdirector general de Secretaría Charles Carrera manifestó en enero que el caso de Rivera era uno de los ejemplos de que “la presentación de datos generales de homicidios invisibilizan la realidad de los diferentes territorios, con una heterogeneidad importante en la distribución de casos y en el nivel de violencia”. 

La cantidad de homicidios en Rivera varió en los últimos años. En 2021 hubo 17, en 2020 fueron 16, el año anterior 7, y en 2018 se registraron 16. 
 





Source link

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de o similares.
Últimas Noticias: