en ,

REVIEW: Dr. Dolittle

REVIEW: Dr. Dolittle 1

Vagamente basada en la serie de cuentos infantiles que Hugh Lofting publicó hace casi un siglo, Dolittle embarca al excéntrico doctor y su equipo de animales en una serie de aventuras para encontrar un fruto de propiedades milagrosas.

Políglota

Tras una breve narración que cuenta los años previos del Dr. Dolittle (Robert Downey Jr.) y la tragedia que lo empujó al retiro, Tommy Stubbins (Harry Collett) se aleja de su familia de cazadores con la esperanza de salvar la vida de la ardilla a la que lastimó por accidente. Así es guiado hasta la reserva de Dolittle, donde vive recluido como un ermitaño alejado de todo contacto humano.

DolittleAl mismo tiempo que él, llega a la mansión una niña. Lejos de los orígenes humildes del chico, ella viene con un mensaje urgente de la reina de Inglaterra, quien se encuentra en grave estado de salud y ha requerido personalmente los servicios del doctor, como ya lo hiciera en el pasado. 

Forzado a cooperar para no perder sus tierras, Dolittle acude. Haciendo uso de su peculiar habilidad de poder comunicarse con los animales, llega pronto a la conclusión de que solo podrá salvar su vida encontrando el fruto de un mítico árbol, que se supone tiene propiedades curativas fantásticas. Se hace a la mar en su búsqueda, perseguido de cerca por algunos miembros de la corte que ya se están probando la corona.

Lejos de lo que proponía la franquicia que logró bastante éxito con Eddie Murphy (antes de desaparecer con varias secuelas directo a vídeo y caer en el olvido), en esta nueva versión Dolittle vuelve a sus orígenes victorianos, y también a apuntar sobre todo al público más infantil. O al menos a un público capaz de entretenerse con la gran variedad de animales animados, sin prestar atención a lo desordenado y endeble de una trama que avanza frenéticamente, sin detenerse a explicar casi nada de lo que hace. Quizás porque no podría hacerlo fácilmente.

Por más que el camino para salir de su depresión inicial enfrentando su dolor es muy de manual, Robert Downey Jr. pone su oficio: recicla lo que se acuerda de Holmes para componer a un Dr. Dolittle caricaturizado y sin muchas facetas, pero logra sostenerlo con su carisma hasta interactuando gran parte del tiempo con personajes que no están realmente ahí.

A su alrededor, varios personajes secundarios y animados siguen un arco similar, teniendo que resolver algún conflicto interno siguiendo los consejos del protagonista y haciendo chistes para darle un poco de cuerpo a la desnutrida trama.

Dolittle

Esa cierta desprolijidad que carga es coherente con los rumores de un rodaje conflictivo, y de unas funciones de prueba tan desastrosas que forzaron al estudio a traer gente nueva que reescribiera parte del guión y grabara casi un mes de jornadas adicionales.

Sin embargo, lo que finalmente entrega no es un producto roto como suele pasar cuando hay historias de este tipo. Dejándose llevar por el carisma de los personajes para no analizar mucho la lógica de las acciones que emprenden, Dolittle funciona y entretiene lo suficiente, con un humor infantil que hace algunos pocos guiños al público más adulto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.