Noticias

“Preocupación” e “inconsistencia”: la reacción de los analistas tras anuncio de Lacalle Pou

0 vistas
“Preocupación” e “inconsistencia”: la reacción de los analistas tras anuncio de Lacalle Pou


En diálogo con El Observador el socio de la consultora Exante, Pablo Rosselli, consideró que el anuncio que realizó el gobierno este lunes dejó en evidencias la elección de “opciones poco consistentes” en el manejo de la política macroeconómica para contener el avance de la inflación. En ese sentido, el experto recordó que hace apenas unos pocos días atrás el propio Banco Central (BCU) subía de forma “significativa” la tasa de interés para anclar las expectativas de inflación, mientras que este lunes se envió una “señal opuesta” anticipando ajustes de salarios públicos y pasividades y convocando al sector privado a “adelantar” correctivos por inflación.

“Esto puede repercutir en mayores costos para las empresas, que luego pueden trasladar a precios. También conspira contra el canal de las expectativas inflacionarias”, afirmó.  

El socio de consultoría de CPA Ferrere Alfonso Capurro consideró que las medidas que anunció el Poder Ejecutivo “eran previsibles” porque ya se había manejado dentro del menú de opciones que plantearon algunos de los socios de la coalición de gobierno e incluso algunas figuras del entorno del presidente Lacalle Pou habían dado señales en ese sentido.

El economista comentó que la determinación del gobierno atiende a “dos tipos de equilibrios políticos”. Por un lado, la presión que estaba recibiendo el Ejecutivo para mantener a la “coalición unida” y, por otro lado, existía una “presión política” para dar una respuesta a una inflación que viene erosionando a los salarios y las jubilaciones. 

“El hecho de que no sean previsibles no quiere decir que no generan algunas preocupaciones. Claramente no son medidas antiinflacionarias. De hecho, son medidas indexatorias que pueden acelerar el espiral entre precios y salarios. A corto plazo, claramente no ayudan a bajar la inflación y hacen que sea más resistente a la baja”, explicó.

Por otro lado, Capurro consideró que esta señal también preocupa en el “mediano plazo” porque las expectativas de inflación van a mantenerse “desancladas” y “altas”. 

“Esto demuestra cierta inconsistencia en la política macroeconómica. Por un lado, tenemos a la política monetaria (del BCU) subiendo tasas e ingresando en terreno contractivo para contener la inflación y, por otro lado, la política salarial habilitando aumento de salarios y promoviendo indexación”, añadió. En ese sentido, consideró que en la medida que la coyuntura actual se mantenga, se le hará “más difícil” al BCU su objetivo de cumplir con su programa de reducción de la inflación a futuro.

“La medida que se tomó hoy (por este lunes) supone que el Banco Central está más solo en ese combate contra la inflación”, dijo Capurro.

El experto indicó que los modelos teóricos y la evidencia de los últimos años del propio Uruguay confirman que, “cuando el Banco Central está solo en el combate a la inflación, le cuesta cada vez más caro” poder reducirla. Esto porque para cumplir con su objetivo inflacionario debe apelar a subir más la tasa de interés, algo que puede inducir a una apreciación del tipo cambio real (baja del dólar) adicional. “Es es algo que nos preocupa a futuro. Veremos cómo reacciona el Banco Central y en qué medida continúa con su programa y con los anuncios que había hecho antes”.

El economista Javier de Haedo también fue crítico con la determinación del Poder Ejecutivo. “Insólito giro del gobierno. Solo explicable por procurar mantener la cohesión de la coalición”, escribió en su cuenta de Twitter minutos más tarde de conocerse el aumento de salarios públicos y jubilaciones por parte del presidente Lacalle Pou. 

Para el economista, el “gobierno está mostrando la definición de echar leña al fuego” y dijo que las políticas fiscal y salarial “se divorcian aún más de la política monetaria. Insistir solo con la monetaria solo puede traer problemas”, alertó. 

Contradictorias e inadecuadas

Rosselli consideró que quedó de manifiesto que el Poder Ejecutivo se inclina por atender la pérdida del poder de compra de los salarios y jubilaciones sobre su plan para reducir la inflación, y que incluso las medidas “son contradictorias” con las propias pautas salariales que el gobierno había presentado un año atrás. 

Además consideró que se generó una “suerte de confusión” de objetivos, ya que el gobierno ha estado “postergando” ajustes de tarifas de los combustibles y rebajando IVA en algunos productos de la canasta básica, cuyo impacto sobre los precios «es muy poco”. “A lo sumo permiten comprar algo de tiempo esperando que las presiones inflacionarias global cedan”, indicó. 

Por otro lado, el economista de Exante dijo que tampoco parece lógico que bajo estas circunstancias desde la política pública se maneje la posibilidad de reducir la carga impositiva porque esto también va en contra de la política “más contractiva” que promueve el Banco Central. 

A juicio de Rosselli, “no es posible cumplir con tres objetivos en a la vez” como recuperar el poder de compra de los salarios y jubilaciones, reducir la inflación y mantener la competitividad de la economía uruguaya. 

Los jubilados tendrán un aumento adicional de sus pasividades del 3%.

Por otro lado, el experto consideró que una vez más “el sistema político se inclina” por atender la situación de pérdida de poder de compra de las pasividades, la franja etaria donde los niveles de pobreza no superan el 2,5% y se deja de lado las franjas de niños y adolescentes donde los guarismos de ese indicador rondan el 20%.  “Sabemos como una y otra vez sistema político privilegia la situación de los jubilados”, recordó. 

 





Source link

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de o similares.
Últimas Noticias: