Noticias

Pastera paraguaya mira a Nueva Palmira para sacar su celulosa

0 vistas
Pastera paraguaya mira a Nueva Palmira para sacar su celulosa


La compañía Paracel, que construye una planta de producción de celulosa en la región paraguaya de Concepción, está definiendo cual será el puerto que utilizará para sacar su mercadería de exportación.

Entre las alternativas manejadas se encuentra el puerto de Nueva Palmira, según informó  el presidente de la Administración Nacional de Puertos (ANP), Juan Curbelo, a Visión FM de Fray Bentos. Hace algunas semanas hubo reuniones entre autoridades portuarias y el asesor logístico de la compañía, el uruguayo Fernando Puntigliano para avanzar en el tema. El ejecutivo fue presidente de la ANP durante la primera administración del Frente Amplio.

Curbelo expresó a El Observador que “es muy probable” que la empresa resuelva utilizar los muelles públicos del puerto de Nueva Palmira, con lo que toda la producción saldría por Uruguay.

Por su parte, Puntigliano dijo a El Observador que la localidad coloniense es un “candidato” que se está considerando para hacer los trasbordos de celulosa, pero todavía no está definido el lugar. El ejecutivo prefirió no hacer más comentarios sobre qué otras alternativas se está manejando.

Durante el año pasado, también había trascendido que el grupo argentino PTP especializado en logística, proyectaba la construcción de un nuevo complejo portuario multipropósito sobre esa zona del río Uruguay para operar tanto con barcazas como con buques oceánicos, y con foco en la futura producción de Paracel. 

Con una inversión de US$ 42 millones la terminal de 42 pies de profundidad tendrá una capacidad de almacenamiento y operaciones de cinco millones de toneladas de carga, entre lo que se encuentran instalaciones para almacenaje de celulosa de 60.000 m², y una terminal de graneles líquidos de 100.000 m³, había informado El Cronista.

Puerto de Nueva Palmira.

La planta de Paraguay

La planta industrial de Paracel actualmente en obra demandará  una inversión de unos US$ 3.600 millones, la más grande del sector privado en la historia del país guaraní. El emprendimiento tiene como socios principales a la paraguaya Copetrol del grupo Zapag que opera en el negocio de importación y distribución de combustibles, y Girindus Investments, un grupo de compañías con sede en Suecia. Se prevé que la fábrica esté operativa sobre el último trimestre de 2023 y empleé a unas 4 mil personas en forma directa.

Su actividad estará enfocada a la producción de pasta de celulosa kraft de eucaliptus  blanqueada, y por un volumen de 1,5 millones de toneladas anuales que tendrá a China como uno de los principales destinos. El proyecto tercerizará el desarrollo logístico de exportación necesario (puertos marítimos y fluviales). 

Además, espera generar aproximadamente 220 MW de energía renovable de la que unos 100 MW se venderían a la red nacional. La fábrica se ubicará en una antigua finca ganadera de 1.200 hectáreas a 13 km al norte de la ciudad de Concepción, en la ribera izquierda del río Paraguay, y conectada con Concepción por 18 km de caminos existentes.

El río Paraguay será el curso de agua de donde se sacará el agua para la planta y que recibirá los efluentes tratados, según información publicada por BID Invest. La planta consumirá cerca de 6 millones de metros cúbicos de madera de eucalipto al año una vez que esté funcionando.

El CEO de la compañía,  Nils Grafström, afirmó el año pasado en una entrevista con InfoNegocios de Paraguay que hasta el 2030 necesitarán madera importada y se prevé utilizar árboles propios desde 2026. Hoy cuenta con más de 105 mil hectáreas de campos, de las cuales casi el 100% de las hectáreas son aptas para la plantación, ubicadas a una distancia media de 130 km de la fábrica, según informa la compañía en su página web.

La terminal especializada de UPM

El director de Desarrollo de Negocios de UPM, Gonzalo Giambruno, dijo a El Observador que la terminal especializada de celulosa que se construye en el puerto de Montevideo estará operativa a  fines de este año. El ejecutivo explicó que es una obra que extiende la capacidad logística porque genera una interfase de comunicación con el  ferrocarril y con el puerto que, a 14 metros, tendrá más competitividad.

Hoy toda la celulosa de Uruguay pasa por Brasil porque Uruguay no puede cargar los buques completos en Nueva Palmira, y los barcos son completados en el vecino país. “Esto genera independencia logística y no tendremos que tener sinergias con nuestros competidores brasileños”, dijo Giambruno.

 





Source link

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de o similares.
Últimas Noticias: