en

Muerto el rey, viva el rey?

Muerto el rey, viva el rey? 1

Al fin fuimos a ver la nueva adaptación del imponente film inspirado en la gran obra Hamlet, de William Shakespeare. Estamos hablando del Rey León, que se estrenó este jueves en todos los cines del Uruguay, y aunque nos pareció un gran remake de la original, tiene algunos cambios que podrían ser vistos como contras para los puristas de Disney. Veamos cuales nos llamaron la atención.

Primero lo primero, la impresionante y majestuosa capacidad de Disney para sorprendernos con esas criaturas digitales tan reales, a tal grado de creer que estamos viendo y viviendo un documental de National Geographic (o porque no, de Disneynature) filmado en la mismísima sabana africana. Y no hablamos solo de los personajes principales y secundarios, sino de todos aquellos que aparecen en algún momento en la película.

Pero el realismo de estos personajes, deja una serie de dificultades a la hora de crear una adaptación fiel a la original, y entre estos destacamos por ejemplo el tema del habla. Y si aún no los has considerado, imagina el mismo documental de National Geographic, pero agregándole voces a cada uno de los animales que aparecen. ¿Raro no? Pues esto es lo que nos generó en parte, y que no ocurría con los personajes animados, ya que pueden “humanizarse” más fácilmente, dejando el habla como algo más natural de los personajes.

Otro problema que se encontraron con el realismo, es la necesidad de eliminar momentos divertidos y encantadores de la película original, tales como el baile de Hula hula de Timón, o la melena de hojas de Simba en la canción “Yo voy a ser el rey león”. Y es que al tener que mantener el realismo de la animación, se hace imposible que un suricato baile el Hula hula con una pollera de hojas y un collar de flores.

Todo esto podría ser entendible e inclusive previsible en esta nueva entrega de Disney, pero si hay algo que a nosotros nos fue de disgusto y desazón, es el desaprovechamiento de Rafiki. Si recordamos el de 1994, el mandril Rafiki se comportaba como un viejo sabio y brujo, que ayudaba a mantener la armonía en todas las Tierras del Reino, y participaba de una manera alegre, espontánea y divertida. Un personaje secundario pero especial, que tiene sus pasajes recordados por muchos de nosotros. En esta nueva versión se ha disminuido al personaje a tal punto que no parece de vital importante en la trama. Y aunque tiene su momento donde le muestra A Simba que su padre lo observa desde el cielo, nos quedamos con las ganas de ver la gran (y tal vez la mejor) enseñanza de esta película; la enseñanza a Simba (golpe de por medio) en sus palabras textuales “el pasado puede doler, pero según lo veo puedes o huir de ello o aprender de ello”. Por lo tanto, nos pareció un desacierto que se haya quitado la gracia del personaje y dejado de lado.

Muerto el rey, viva el rey? 2

Más allá de estos contratiempos o disgustos, el film está muy bien logrado y se agradece el esfuerzo de los productores para adaptar y “difuminar”el contexto político que contenía la película original junto a otros prejuicios, los cuales no serían nada bien vistos los tiempos actuales. Entre estos, podemos nombrar el cambio radical del tío malo de Simba, Scar, al cual se le cambió el tono de su piel y melena oscura, por una representación de unleón débil y desalineado, y se adaptó su canción “Listos Ya” por algo con menos contenido político.

Ya sea que haya visto o no la original, es una película para ir a ver en familia, en pareja, y porque no, solo. Una adaptación cinematográfica a lo Disney, imperdible para entendidos. Pero recuerde, va a ver un film animado“para niños” por lo que no se desanime si escucha niños cantando o corriendo por la sala. Inclusive si escucha adulto cantando “El ciclo sin fin”. Relájese y disfrute de esta tierna película, y como dice el dúo Timón y Pumba, hakunamatata.

Y si ya la vistes, espero que la hayas disfrutado, y podes contarnos si estás de acuerdo y dejarnos tu opinión en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.