Noticias

La razón por la que las estaciones de servicio comenzaron a cobrar el aire para las cubiertas

0 vistas
La razón por la que las estaciones de servicio comenzaron a cobrar el aire para las cubiertas


Una serie de comentarios en las redes sociales daban cuenta en los últimos días de las quejas de muchos usuarios, cuestionando la decisión de algunas estaciones de servicio de comenzar a cobrar por el uso de las máquinas de aire para las cubiertas de los vehículos. Así, a través de fichas o monedas, exigen el pago por un servicio que históricamente fue gratuito. La razón: «hubo que empezar a recortar ese tipo de cosas». Y el principal factor que aducen los empresarios que influye en ese recorte es el arancel que cobran los emisores de tarjetas de crédito o débito. 

Así lo reconoció en el Parlamento Nicolás Pascaretta, uno de los voceros de los Vendedores de Combustible de Maldonado (Vecoma) que desde el 4 de abril decidieron no aceptar más el pago de combustibles a través de este mecanismo. «Cuando usted va a pedir un préstamo para comprar una casa el banco no le regala el interés», dijo. «Tampoco lo paga el que le vende la casa, sino usted, que es el que compra», agregó. Pascaretta se preguntó en ese sentido por qué, en el surtidor, el servicio financiero lo tienen que pagar el comerciante, que recibirá el dinero a los 30 días en lugar del que toma el crédito. 

La decisión de cobrar por un servicio tradicionalmente gratis como el aire para las cubiertas se extiende a otros puntos del país. Así lo confirmó a El Observador el presidente de la Unión de Vendedores de Nafta (Unvenu), Daniel Añon, que prevé aplicar esa medida en su propio comercio de aquí a fin de año. 

El tema surgió a partir de la presencia de Vecoma este miércoles en la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados,  en relación a su decisión de no aceptar pagos en efectivo por combustible  en protesta por las comisiones que cobran las empresas emisoras. La convocatoria surgió a raíz de la preocupación del diputado Álvaro Perrone (Cabildo Abierto) sobre los efectos de la medida sobre la población en un servicio que, planteó, podría estar «rozando» la esencialidad». 

El dirigente de Vecoma, Santiago Abásolo, le aclaró que ante una «situación de emergencia» o casos «debidamente justificados» se hacen excepciones. El empresario remarcó que el de las estaciones de servicio es un problema de larga data, que comenzó cuando se dejó de lado la paramétrica que establecía la utilidad bruta que la estación debía percibir por litro de combustible. Así, dijo, cada firma debió decidir por «dónde empezar a recortar y hacer economías». Allí, los aranceles de las tarjetas son el segundo rubro de gastos, solo detrás del personal. 

«La estación tiene una particularidad casi única», dijo Abásolo. «Se vende un producto tarifado en precio de venta y también en precio de compra». El arancel, en cambio, acompaña el precio de venta en surtidor, mientras que la utilidad bruta del comercio queda fija en precios corrientes. 

Su colega Pascaretta señaló por su parte que, pese al que combustible encadenó un aumento de 40% en el último tiempo, la ganancia bruta de las estaciones sigue acompañando la evolución del IPC. «Por eso se dice, a lengua suelta, que gana más la tarjeta que la estación de servicio», dijo. 

«No suena lindo decir que es gente que no se hace nada», agregó. «Lo que sé, es que el banco no transpira como nosotros», expuso. Pascaretta graficó el arancel como un «peaje», que hace que el negocio sea cada vez menos rentable y que haya que empezar a «mirar de reojo» los recursos humanos, «lo último que uno quiere sacrificar». 

Agregó que el mecanismo de débito recién le acredita al empresario su dinero luego de 48 horas, a un costo de de 1,05% más IVA. En el caso de tarjetas internacionales, puede llegar al 2%. Consideró que, dada la finalidad original que era sacar el dinero en efectivo por cuestiones de seguridad, la transacción debería ser inmediata y sin costo. 

Según las cifras de los vendedores el 84% de las ventas de combustible se realizan con tarjetas. De ese total, el 70% es través de débito y el resto a crédito. 

 

 





Source link

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de o similares.
Últimas Noticias: