en

La libertad es una palabra grande

Bahía de Guantánamo…y ¿después que? Luego de 13 años, un palestino de 38 años llamado Mohammed es liberado de la infame cárcel, donde lo mataron de hambre, lo torturaron y lo humillaron. En tales condiciones se le presenta una opción: quedarse en Guantánamo o empezar una nueva vida en Uruguay, el único país dispuesto a abrirle sus puertas.

Allí le darán un hogar y un subsidio económico durante dos años, luego estará solo. Seguimos a Mohammed, un hombre calmo y muy devoto, en las idas y venidas de su vida cotidiana, comenzando con la llegada a su nueva tierra y hasta el final de los dos años. Mohammed estudia español, aprende a manejar, reza, toma cursos, se comunica con su familia Palestina y, junto a su esposa uruguaya, enfrenta el desafío que su nueva vida implica. Está resignado a lidiar con la burocracia local, pero sus ojos lo dicen todo. Por momentos escuchamos la voz en off de Mohammed hablando sobre sus experiencias traumáticas en Guantánamo. 

Por sobre todo, lo vemos buscar trabajo pero, ¿quién lo contratará? La libertad es una Palabra Grande muestra como la buena voluntad puede degradarse hacia la impotencia al verse confrontada con la realidad, revelando así lo complejo de toda la situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.