Noticias

La historia del uruguayo desde adentro de los Juegos Olímpicos de Beijing 2022

0 vistas
La historia del uruguayo desde adentro de los Juegos Olímpicos de Beijing 2022


Lucas Bethencourt es un uruguayo de 32 años que estudia en la Universidad de Lengua y Cultura de Beijing (BLCU) y fue elegido como voluntario en los Juegos Olímpicos de invierno que se desarrollan en China. Es el único uruguayo que participó en la ceremonia de apertura de los Juegos y para eso tuvo que realizar un exigente entrenamiento de tres meses, que incluyó, por ejemplo, no ingresar con celulares al Parque Olímpico y firmar un contrato de confidencialidad.

Los voluntarios tuvieron que cumplir un estricto entrenamiento

Lo primero que tuvo que hacer Lucas fue presentarse a una entrevista en la que demostró algunos de sus talentos naturales, como hablar otros idiomas, cantar y bailar. Luego de pasar la prueba, recibió un certificado de asistencia como actor dentro de la ceremonia de apertura, según contó a Referí.

Luego tuvo que cumplir con un exigente entrenamiento que comenzó a finales de octubre de 2021, que incluyó sesiones de dos o tres veces por semana, con PCR o test para descartar positivos de covid permanentes: “Muchas veces lo hacíamos en el hospital al lado de la Universidad. Por suerte en ningún momento nos contagiamos, porque si no teníamos que abstenernos de participar”, contó.

«Estudié Relaciones Internacionales en Uruguay y mandarín. Luego apliqué para dos becas en China, una de mandarín y otra de Bachiller, que es la que estoy cursando ahora»

Junto a una compañera de Costa Rica y otra de Samoa, más los profesores, se juntaban a las seis de la mañana en la puerta de la Universidad para ir al Parque Olímpico. Para llegar en hora, Lucas se levantaba a las 4.30 para tomar un taxi y trasladarse hasta ese lugar. El costo del transporte corría por cuenta del centro universitario.

Desde el primer día les informaron que nadie podía entrar al Parque Olímpico con celulares Apple por razones de seguridad interna. También firmaron un contrato de confidencialidad donde no solamente no se podía contar nada de lo referente al evento, sino que tampoco se podían tomar fotos o compartir el contenido en redes sociales.

Lucas junto a una estudiante china

Las mascarillas eran de uso permanente y solo se las podían quitar para comer. El Comité Olímpico les brindaba la comida. Participaron alumnos elegidos de las cuatro mejores universidades de China y las prácticas consistían en movimientos de coordinación, estiramiento, calentamiento, trabajo en equipo y caminar correctamente. 

“Un día llegamos y notamos que parte de los miles de asientos que originalmente eran rojos y blancos, cientos se habían vuelto azules, y al final todos quedaron azules”, contó maravillado.

«Estoy cumpliendo el sueño del pibe, aunque extraño a mis padres, a mi hermano, a mis amigos y el barrio, incluso los carteles en español”

El clima de invierno no fue un obstáculo para el entrenamiento, señaló Lucas. “Había días que era imposible que los lentes no se empañaran. Usábamos máscara, gorro de lana, buzo, campera. Un día fue sorprendente porque cuando llegamos estaba nevando y pensamos que se iba a cancelar la práctica pero no, los chinos buscaron la forma de trabajar inclusive debajo de la nieve”.

El hecho de que no pudieran utilizar celulares les ayudó a confraternizar con los demás compañeros, a leer libros, jugar a las cartas, al póker o al black jack.

Lucas con los demás voluntarios

La ceremonia de apertura de los Juegos estuvo a cargo del director de cine Zhang YiMo, el mismo de los Juegos de Beijing 2008. “Lo que hice básicamente fue practicar durante cuatro meses una coreografía con diferentes estudiantes de universidades, donde caminamos en línea recta representando el pensamiento de las Naciones Unidas, influenciado por el presidente Xi JinPing que busca el destino común de la raza humana con el fin de erradicar la pobreza, detener la polución y promover la educación”, expresó Lucas.

Luego del evento, Lucas y otros estudiantes se tomaron un ómnibus hacia el norte de Beijing, alejado de la ciudad, para hacer una semana de cuarentena y regresar a sus actividades normales.

 





Source link

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de o similares.
Últimas Noticias: