Noticias

“Hay que buscar soluciones para defender a los comercios de frontera”

0 vistas
“Hay que buscar soluciones para defender a los comercios de frontera”


Tras nueve meses desde que le tocó asumir al frente de la Cámara de Comercio y Servicios del Uruguay (Ccsuy) – con pandemia y referéndum mediante -, Daniel Sapelli apunta a poder solucionar y avanzar con cuestiones que quedaron pendientes.

El presidente de la Ccsuy dijo a El Observador que, como afirmó al asumir, se reunió con muchos empresarios a distintos niveles y trasladó sus inquietudes al gobierno pero que es “muy difícil” alcanzar soluciones o que muchas veces estas son “insatisfactorias”.

A su vez, apuntó contra las “trabas burocráticas” que “complican al comerciante” y sostuvo que hay que “eliminar las regulaciones innecesarias” logrando hacer una “gran barrida burocrática”. 

En entrevista con El Observador, Sapelli hizo balance de sus primeros nueve meses al frente de la Ccsuy y, entre otras cosas, manifestó su preocupación por la situación de los comercios de frontera que se ven amenazados por los costos menores de los países vecinos.

¿Qué evaluación hace de este casi primer año al frente de la Ccsuy?

Recién estamos cumpliendo los primeros nueve meses y aunque parece poco tiempo pasaron muchas cosas. De todas formas somos conscientes de que queda mucho más por hacer. Ahora que la pandemia aflojó y se terminó el tema del referéndum esperamos poder avanzar en muchos temas que tenemos pendientes. Particularmente en tratar de eliminar todas las trabas, regulaciones y costos adicionales que hay tanto en el comercio como en los servicios.

Los datos marcan que si bien hubo un crecimiento interanual de 5,4% en el último trimestre de 2021, siendo el segundo período consecutivo con incremento, en el balance de 2021 el sector cerró con una caída de 1,6% en comparación con 2020. ¿Cómo evalúan este primer trimestre del año 2022? ¿Qué números puede manejar hasta el momento?

Sí, es así. En contrapartida, en el primer semestre se vivieron los peores momentos de la pandemia y ello llevó a que haya poca circulación de gente y por ende menos consumo. Luego, las vacunas comenzaron a hacer efecto y la situación de salud en general empezó a mejorar, lo cual hizo que la gente vuelva a salir y que mejore el consumo. Por más que los últimos meses fueron buenos, en el promedio del año hubo una caída del 1, 6%. De todas formas comparar con el 2020 tampoco es una buena referencia, es mejor hacerlo con el 2019 que es un año prepandemia, aunque tampoco fue gran cosa en ventas, veníamos de no crecer frente al 2018 y de una caída del 6,5% con respecto al 2017. Comparado con ese año hubo un leve crecimiento en los últimos meses en términos reales, lo mismo entendemos que ocurrió en el primer trimestre del 2022, aunque no tenemos números oficiales aún. Igual hay que entender que todos los rubros se comportan en forma muy diferente, algunos crecen hasta en dos dígitos y otros siguen en rojo hace más de dos años, hay que tener mucho cuidado con este punto.

Uruguay no ha sido ajeno a las complicaciones logísticas y el encarecimiento de los fletes para importaciones. ¿En qué está esa situación hoy?

Bueno este es un tema muy complejo y que cambia continuamente. De julio del 2020 a diciembre del 2021 los fletes se multiplicaron por 15, o sea pasamos de pagar US$ 1.000 por un contenedor de 40 pies a US$ 15. 000. Luego, al comienzo del año 2022, los fletes comenzaron a bajar, hoy estamos en los US$ 7.000 aproximadamente, pero esta baja se frenó por la suba del petróleo, la guerra, etc. y tememos que en cualquier momento vuelva a subir. Además  de que hay rebrotes importantes de covid-19 en varias ciudades de China que ha llevado a cerrar muchas fábricas, puertos, etc. Esto lleva a retrasos, encarecimientos y complicaciones a la hora de comprar y lograr elaborar los productos, es difícil conseguir la materia prima o los trabajadores necesarios para la producción. Después de todas estas dificultades, hay que conseguir los contenedores vacíos para poder cargar los productos, luego lugar disponible en los barcos y que estos lleguen en tiempo y forma al Rio de la Plata. Hoy lograr coordinar toda esta logística no es fácil.

Usted decía el año pasado enseguida de asumir: “Estamos teniendo reuniones con las diferentes gremiales para asistirlas y ver los problemas que tienen. Vamos a tratar de ayudarlos y conseguir que el gobierno les habilite todo lo posible. Por ejemplo, en el caso que sea necesario, que se les de algún incentivo de la forma que se pueda, como no cobrarles algo o bajarles algún impuesto”. ¿Cómo evalúa el apoyo del gobierno? ¿Cree que fue suficiente?

Obviamente del lado del comerciante nunca es suficiente, más en esta época donde se trabajó a pérdida o no se trabajó directamente, como sucedió en muchos rubros como eventos, agencias de viajes, hoteles y otros servicios. Por suerte de parte del gobierno se contemplaron muchas de estas situaciones y hubo diferentes beneficios para estos sectores, pero de todas formas no alcanzaron, muchos cerraron o tuvieron que achicarse mucho. Otro tema importante que seguimos sin encontrar una solución es el tema de los comercios de frontera donde deben competir con precios significativamente más bajos de los países vecinos. Sabemos que se vienen meses muy difíciles, particularmente ahora que las fronteras están abiertas y sin exigencias sanitarias. Por más que hubo algunas rebajas de impuestos y costos fijos de tarifas de servicios del Estado, estos no son suficientes. La diferencia de precios es demasiado grande y tenemos que pensar en otras alternativas. Por supuesto que uno de los puntos más importantes es el control en frontera a nivel de aduana para evitar el paso de estos productos, pero entendemos que hay que buscar otras soluciones más importantes para defender a los comerciantes formalmente establecidos en los departamentos fronterizos.

¿Qué le han dicho los empresarios?

Logramos escuchar a muchos empresarios, tanto a nivel individual, como a nivel sectorial y regional. Tratamos de canalizar todos los planteos a los organismos del estado pertinentes, pero no es fácil y aunque luego hacemos un seguimiento de los temas planteados, la concreción de las soluciones es muy difícil y en ocasiones muy insatisfactorias. Muchas veces la solicitud es algo menor, es un trámite o un certificado que no afecta económicamente al Estado, pero es una traba burocrática que complica al comerciante y gestionarlo le significa tiempo y costos innecesarios.  El tema es que estos cambios que solicitamos luego no se concretan por una causa o por otra, o porque significan toda una burocracia interna poder sacarlos. Debería haber una forma rápida de eliminar todas estas regulaciones innecesarias, logrando hacer una gran barrida burocrática y de pequeños controles y trámites, el gobierno se ahorría costos de personal para fiscalizar estas cuestiones y seguro ahorraría más de lo que recauda. Además creo que ganaría mucho más por el lado de la eficiencia de las empresas, la baja de costos operativos asociados para poder producir en nuestro país, ya sea para poder exportar o para poder competir con productos o servicios similares del exterior.  

En el tema recuperación de empleo, ¿en qué momento se encuentra el sector? Fue uno de los más golpeados por la pandemia y el año pasado Ana Laura Fernández, asesora económica de la Cámara, explicó que el sector servicios va a ser de los que más tiempo va a demorar, primero en lograr reincorporar trabajadores y en segundo lugar, en incorporar nuevos.

Ha habido una recuperación del empleo, obviamente nuestro sector es de los más golpeados y el que más le va a costar recuperarse, pero somos optimistas en función de cómo repuntaron las ventas a fin de año y esperamos que este año sea mucho mejor y logremos acercarnos a cifras similares a la prepandemia. En breve cuando tengamos los datos de la encuesta de la cámara sobre el primer trimestre esperamos poder confirmar la recuperación del sector y tener números más concretos sobre el mismo.

¿Qué experiencia ha tenido el sector en la contratación de personal extranjero como, por ejemplo en el caso de los venezolanos? ¿Qué diferencia encuentran respecto a la mano de obra uruguaya?

La experiencia es buena, es gente que viene con muchas ganas de trabajar, y en general son muy atentos y simpáticos. Es más bien una diferencia de estilo en la forma de comunicarse, el uruguayo es más reservado, más tímido pero muy amable y educado, históricamente el turismo siempre ha destacado estas virtudes sobre la atención de los uruguayos.

El ministro de Trabajo y Seguridad Social, Pablo Mieres, reconoce que se podría demorar la recuperación salarial dado el empuje inflacionario. Y el PIT-CNT está hablando de revisar acuerdos, por ejemplo, los que vencen en junio de 2023 y tiene recién el correctivo por inflación al final. ¿Cree que es posible evaluar adelantar el pago de correctivos o modificar porcentajes de aumentos tomando en cuenta la coyuntura actual?

Vuelvo a repetir que los rubros son muy dispares, habría que analizarlo rubro por rubro. Lo que creo que sería muy bueno es que todos estos elementos externos que han redundado en aumentos puntuales de algunos productos que repercuten en la inflación, se estabilicen a la brevedad posible y los precios vuelvan a la normalidad. La situación mundial a causa de la guerra ha generado una volatilidad difícil de entender a veces, solo esa incertidumbre lleva a que los precios en general suban cuando a veces no hay una razón lógica atrás que la sostenga.

¿Considera que es un tema que el gobierno debería considerar dado que el escenario es muy distinto al que se pensó cuando se elaboraron las pautas de negociación?

Debería considerarlo si es que hay rubros donde hay un repunte importante, pero creo que eso no ocurrió en la mayoría de los rubros. En comercio y servicios estamos hablando que en 2021 hubo una caída del 1,6% respecto 2020. Habría que analizar a cuáles rubros les fue mejor de lo esperado, y también considerar a los que les fue peor para ver si se puede ajustar todo en forma acorde.

¿Esperan que el gobierno avance este año con los cambios en la Ley de Negociación Colectiva y con las observaciones de la OIT?

El gobierno está avanzando en ciertos cambios de la ley, y somos optimistas de poder resolver a la brevedad posible esta queja que tenemos planteada hace ya trece años en la OIT.

El CEO de la cadena de supermercados Ta-Ta, Christopher Jones, fue crítico con lo difícil que es importar y registrar productos en Uruguay. ¿Usted comparte esa crítica? ¿Qué reclamos concretos tiene la Cámara en ese sentido?

Estoy de acuerdo, es parte de lo que dije antes en cuanto a los trámites y certificados. Hemos planteado muchos temas concretos en los distintos ministerios y organismos del Estado, son muchos y muy específicos. A título informativo les comento que tenemos una mesa de trabajo permanente con el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y con el Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU) para tratar estos temas de comercio exterior, tanto para las exportaciones como para las importaciones. Por eso destacamos la buena disposición del gobierno de trabajar en coordinación con el sector privado y avanzar en estos temas tan importantes para la competitividad de nuestras empresas, pero vuelvo a remarcar en que deberíamos lograr que se realicen más cambios y de forma más rápida.





Source link

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de o similares.
Últimas Noticias: