Noticias

Eutanasia: el «obstáculo» a despejar y el debate ético con citas a San Agustín, Séneca y Gros Espiell

0 vistas
Eutanasia: el «obstáculo» a despejar y el debate ético con citas a San Agustín, Séneca y Gros Espiell


El Partido Colorado y el Frente Amplio ratificarán este jueves en el Parlamento su «decisión política» de avanzar en la regulación legal de la eutanasia. Ese día el diputado colorado y presidente de la Cámara de Representantes, Ope Pasquet, mantendrá una reunión con sus colegas frenteamplistas Luis Gallo y Cristina Lustemberg para comenzar a unificar los dos proyectos de ley que están a estudio de la Comisión de Salud de la Cámara de Representantes. 

Lo harán bajo la premisa de que ambas iniciativas son complementarias, dado que en su origen apuntan a abordar aspectos distintos del problema: mientras que Pasquet –que tuvo la primera iniciativa– fue por el camino de regular y despenalizar al acto médico, la oposición va por consagrar como derecho este tipo de mecanismo. En ambas filas entienden que la unificación contribuirá a un objetivo compartido: que la ley sea aprobada en la cámara baja antes de fin de año, según dijo Gallo a El Observador. El legislador marca incluso una fecha concreta para su votación: el mes de setiembre.

El texto común incorporará varias sugerencias que recibieron los legisladores en estos meses que se llevan de discusión parlamentaria. Y, según Gallo, allí se estará planteando la derogación del artículo 46 del Código de Ética Médica, que a nivel político y jurídico ha merecido distintas observaciones y que, incluso, divide a los mismos profesionales.

Allí se establece que «la eutanasia activa, entendida como la acción u omisión que acelera o causa la muerte de un paciente, es contraria a la ética de la profesión». Según el diputado nacionalista Rodrigo Goñi, la derogación por vía parlamentaria constituirá un «atropello institucional» y una muestra de poner «lo político sobre lo jurídico». 

Goñi sostuvo que la ley que creó en 2008 el Colegio Médico del Uruguay derivó en la redacción de ese código, a través de voto secreto y obligatorio de todos los profesiones. Para cambiarlo, argumentó, debe recorrerse el mismo procedimiento, que solo después podrá ser refrendado a nivel legislativo, un proceso para el cual entiende que se necesita legalmente un plazo no menor a siete meses. El Código de Ética Médica sería consagrado después a través de una ley aprobada en octubre de 2014.

Parte del Colegio Médico encabezada por su expresidente, Blauco Rodríguez, entiende que esa norma es clara y que el mecanismo propuesto para interrumpir la vida es incompatible con la profesión. En línea con lo expresado por Goñi, Rodríguez señaló que su modificación requeriría recorrer el mismo camino que dio origen al código de ética: un referéndum entre todos los médicos. En su cuenta de Twitter Rodríguez hizo referencia a que «algunos consejeros» del colegio formaron una comisión para que ese código deje de ser ley con el objetivo de salvar el escollo que supone para aprobar la ley eutanasia, una afirmación que fue desmentida este martes por la actual presidenta del Colegio Médico, Lucía Delgado.

En diálogo con El Observador, Delgado sostuvo que desde el año pasado vienen trabajando dos comisiones a los efectos de analizar en forma integral tanto la ley que creó el Colegio Médico como la que dio origen a su código de ética, y que no se vincula bajo ningún punto de vista con el proyecto para regular la eutanasia. Consultada por el los alcances del artículo 46, Delgado remarcó que a nivel oficial no existe una posición tomada. 

Dos artículos y una contradicción

La Institución Nacional de Derechos Humanos (INDDHH) saludó a través de un informe la decisión de regular el instituto de eutanasia en el derecho positivo uruguayo. «La eutanasia voluntaria y activa es un ejemplo extremo del ejercicio de la libertad y la autonomía. El derecho a la vida implica el deber de respetar la vida ajena, pero no el de vivir contra la propia voluntad, en condiciones que transforman la vida en un acto indigno que contradice la propia existencia», planteó una de sus directoras, Mariana Blengio. 

Blengio reparó en el «gran obstáculo» que se ha visto en el artículo 46 del Código de Ética Médica. Al respecto, la directora recordó que en su momento tuvo «serias dudas» sobre una ley que incorpore un código de ese tipo. De todas formas, marcó que la definición que allí se incorpora sobre eutanasia es diferente a lo que ahora se plantea y que «deber ser informada, seria y reiterada». Admitió que el tema puede ser objeto de varias interpretaciones, por lo que a su entender podría ser más fácil optar por su derogación. 

El Instituto de Derecho Constitucional de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República aparece divido en torno a la iniciativa.

Su director, Ruben Correa Freitas, admitió ante la comisión que a nivel jurídico la eutanasia constituye un problema. Para una parte de la cátedra hay dos articulos de la Constitución que impedirían habilitar el mecanismo. Otros, incluido él, apelan a los mismos artículos para sostener lo contrario. 

El artículo 7 de la Constitución establece que «los habitantes de la República tienen derecho a ser protegidos en el goce de su vida, honor, libertad, seguridad, trabajo y propiedad». También señala que «nadie puede ser privado de estos derechos sino conforme a las leyes que se establecieren por razones de interés general». Por otra parte, el artículo 44  estipula que «el Estado legislará en todas las cuestiones relacionadas con la salud en higiene públicas, procurando el perfeccionamiento físico, moral y social de todos los habitantes del país», y que «todos los habitantes tienen el deber de cuidar su salud, así como el de asistirse en caso de enfermedad». 

Correa Freitas expresó que los dos proyectos a estudio contradicen al Código de Ética Médica. Por ello, en su visión, su derogación debería seguir el mismo camino que se recorrió para su aprobación: un referéndum entre todos los médicos.

«Una ley general no deroga una ley especial», señaló el experto, en referencia a la ley que aprobó el código. 

A nivel general, Correa Freitas apeló a varios citas para referirse al desafío jurídico y moral que supone regular la eutanasia. Una de esas referencias fue a Séneca, que decía que «si se nos da la opción entre una muerte dolorosa y otra sencilla y apacible ¿por qué no elegir esta última?».

El filósofo dijo también una vez: «del mismo modo que elegiré la nave en que navegar y la casa en que habitar, asi también la muerte con que salir de la vida». 

Otro citado fue San Agustín, uno de los padres de la Iglesia, que en su obra La ciudad de Dios se refiere a la muerte de la siguiente manera: «Desde el instante en que comenzamos a existir en este cuerpo mortal, nunca dejamos de tender hacia la muerte. Esta vida no es más que una carrera hacia la muerte». 

Correa Freitas apeló además a Héctor Gros Espiell, excanciller y profesor de Derecho Constitucional, y presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Esta vez la cita fue a una conversación personal. «Mire, así como hay un derecho a vivir dignamente, hay un derecho a morir dignamente».





Source link

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de o similares.
Últimas Noticias: