Noticias

El error que no debés cometer con tu cable de fibra óptica de Antel que te puede dejar sin internet

0 vistas
El error que no debés cometer con tu cable de fibra óptica de Antel que te puede dejar sin internet


Juan se mudó y pidió a Antel el traslado de su rúter. Se lo instalaron. Delante del rúter, puso un mueble. Veía que debajo del mueble se veía el cable flotando. No le parecía que quedara bien estéticamente. Decidió enrollarlo y pegarlo con cinta adhesiva sobre ese mobiliario de forma que no se viera. 

Lo que no se daba cuenta es que estaba cometiendo un error que lo dejaría a internet.

Inmediatamente, se encendió una de las luces rojas del rúter que marcaban la advertencia. La que tintineaba con luz de ese color era la que dice LOS. Esto indica un fallo de enlace o una ausencia de señal. Si bien el rúter puede estar funcionando, el cable de la fibra óptica que le da internet a la casa de Juan no estaba abasteciendo al rúter. No entendía por qué estaba sucediendo eso.

Según le indicaron al usuario desde Antel, lo que pasó fue que hubo un inconveniente con el cable, pero no supieron asistirlo mucho más por la vía telefónica. Por eso, el funcionario le dijo que le enviarían un técnico para solucionar el inconveniente.

Un día más tarde llegó la visita. «El cable está partido», le dijo el operario. «Y este cable no se puede doblar porque es cable de fibra», le agregó.

El técnico le mostró que puede enrollarse de manera circular, pero en ningún momento doblarse en ángulo recto porque se parte con facilidad.

Esto obedece al material con el que está confeccionado el cable de la fibra óptica. A diferencia de los antiguos cables de cobre que te daban internet, y que transmitían energía a través de pulsos eléctricos, en este caso se transmite con haces de luz sobre un hilo construido en vidrio. Esa delicadeza del material es, por otra parte, lo que permite que tengas internet de alta velocidad. Tan delicadas son que hay quienes comparan las delgadísimas hebras de vidrio al grosor de un cabello humano.

Por este motivo, algunos expertos desaconsejan que el cable amarillo, ese que conecta desde la base que instaló Antel a tu rúter, sea demasiado largo. Hay quienes compran cables amarillos más largos que el que provee la empresa estatal para llevar el rúter a un punto alejado de donde está la conexión principal. Eso aumenta las probabilidades que el cable se torsione y corte la arteria principal que da internet a tu casa.





Source link

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de o similares.
Últimas Noticias: