Noticias

Economistas cuestionan priorizar reducción del IASS y Lacalle dijo que es para incentivar el consumo

0 vistas
Economistas cuestionan priorizar reducción del IASS y Lacalle dijo que es para incentivar el consumo


En el discurso ante la Asamblea General de este miércoles, el presidente, Luis Lacalle Pou, anunció la intención del gobierno de reducir el Impuesto a la Asistencia de la Seguridad Social (IASS) y aumentar las deducciones permitidas en las franjas más bajas que tributan IRPF en 2023, si se obtenían “resultados satisfactorios” en la economía en 2022.

El IASS es un impuesto progresivo que grava las jubilaciones superiores a 8 Bases de Prestaciones y Contribuciones (BPC), equivalente a $ 41.132 (con el valor actual de $ 5.164). Lacalle explicó este jueves en el programa radial Primera Mañana (El Espectador) que esta propuesta forma parte de la idea de «desandar una vocación de aumentos de tributos», para que exista un consumo mayor.

La decisión de intentar bajar este impuesto generó críticas de distintos economistas ya que entienden que se está eliminando impuestos en un sector de la población en el que la pobreza es mínima y que la modificación afectará a los de mayores ingresos. 

Gabriel Oddone, socio de CPA Ferrere, fue uno de los que se expresó en contra y compartió en Twitter una columna de opinión que publicó en El Observador en 2008, titulada «Un país para retirarse (o vacacionar)», después de que el gravamen fuera impuesto a causa de un fallo de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), que decretó «la inconstitucionalidad de gravar las pasividades con IRPF», indicó Oddone en el tweet.

En la columna, el economista argumentó que en ese momento la pobreza en Uruguay estaba concentrada «entre la población menor de 18 años». «Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) al menos el 50% de los niños menores de 6 son pobres (para la CEPAL el 40%). Para las mismas fuentes menos del 8% de la población mayor de 65 años es pobre», continuó Oddone.

Por ello, explicó que la decisión de la SCJ reafirmó «un tratamiento favorable para un grupo de la población que, como tal, no parece requerir protecciones adicionales». Además, añadió que «la evidencia comparada de sistemas tributarios muestra que las pasividades suelen quedar comprendidas por los sistemas de imposición a las rentas». 

Oddone argumentó en Twitter que esta idea «está vigente», citando una gráfica que compartió el economista Marcos Soto, socio de la Consultora Cibils Soto (CSC), que muestra la incidencia de la pobreza en las personas según su grupo etario en el primer semestre de 2021. En ella, se ve que la incidencia de pobreza en los mayores de 65 años es de un 2,2%, mientras que en los menores de 13 a 17 años es de 18,6%, de 6 a 12 años es de 18,5%, y de 0 a 6 años es de 16,1%. «¿Debería ser prioridad fiscal reducir el IASS? Definitivamente no», concluyó Soto.

La recaudación por IASS en 2021 fue de $ 13.555 millones (unos US$ 317 millones), y representó el 2,7% del total de los ingreso de los ingresos de DGI. El mínimo no imponible equivale actualmente a $ 41.312 . Este impuesto lo pagan el 24% de los jubilados del país que más cobran, unos 173 mil contribuyentes. 

La columna del economista Oddone fue compartida en Twitter por su compañero de profesión Javier de Haedo, quien ratificó que esa opinión está vigente y lamentó que «lo seguirá estando por muchos años».

«Reducir impuestos cuando todavía existe un déficit fiscal considerable es inadmisible. Y reducir ese impuesto en particular es injusto. Beneficiaría al tramo de la población donde hay menos pobreza y entre ellos, a los de mayores ingresos», dijo también De Haedo, en respuesta al tweet antes mencionado de Marcos Soto.

 





Source link

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de o similares.
Últimas Noticias: