Noticias

Cárceles: las mujeres presas y un efecto de la LUC “que nadie previó”

0 vistas
Cárceles: las mujeres presas y un efecto de la LUC “que nadie previó”


Mientras la población carcelaria en general creció 9% entre 2020 y 2021, la cantidad de mujeres presas se incrementó 30% en el mismo período. Al cierre de 2021 eran 996 , el 7,2% de la población total. Se trata de un fenómeno que viene presentando un incremento sistemático mes a mes en el período comprendido, pero que cuadriplica al de los hombres a partir de julio de 2020, cuando entró en vigencia la ley de Urgente Consideración (LUC). 

Así se indicó el informe que el comisionado parlamentario para el sistema carcelario, Juan Miguel Petit, reveló este jueves sobre la situación de las prisiones y que apunta, como lo hicieron antes otros especialistas, en las derivaciones de esa norma en el incremento de la prisionización femenina. 

El artículo 74 de la LUC incorporó un nuevo inciso a la ley de Estupefacientes, fijando una pena de cuatro a quince años de prisión en los casos que se utilice el hogar como lugar de venta, depósito o distribución de drogas, o en donde se intente o se logre ingresar esas sustancias a cárceles, hospitales o centros educativos. Basado en datos de la Fiscalía General de la Nación, el informe de Petit señala que el 41% de las mujeres hoy  prisión están imputadas y cumpliendo pena por algún delito vinculado a estupefacientes. Son en promedio cuatro veces más que los hombres encarcelados por esta misma causa. A su vez, el 46% de las mujeres imputadas lo fue en un acto que involucró a más de una persona, lo que para el comisionado podría responder a que su participación pudo haber estado asociada a la acción de terceros.

 Un relevamiento especial de 46 mujeres presas en cuatro cárceles de Montevideo, Soriano, Salto y Paysandú indicó que el 54% eran primarias y que el 78% no tenían en su trayectoria delitos violentos. El 75% había sido encarcelada por negociación, transporte o suministro de estupefacientes, y en el 30% de los casos el delito se cometió en una prisión.

Los mismos cuestionarios aplicados por técnicos del Ministerio del Interior demostraron que el 90% tenía chances bajas o medias de violencia o reincidencia. El promedio de penas era de tres años y ocho meses. Para los casos vinculados a drogas, tres años y tres meses. Estas mujeres, en promedio, tenían 28 años de edad. En el 74% de los casos se registró que la pareja actual o el padre de los hijos de estas mujeres también están presos .El 52% de estas mujeres habían sido previamente víctimas de violencia de género.

Madres e hijos 

 A diciembre de 2021 había 51 niños que vivían con sus madres en alguna cárcel. Y, por cada mujer prisión, hay un promedio de 1,3 hijos viviendo afuera. Son 1289 chicos que tienen sus madres encarceladas. Así lo indicó el Programa de Atención a Madres con Hijos del Ministerio del Interior. El 11% tienen menos de tres años de edad.  Cuatro de cada diez están a cargo de abuelo y otro tanto de sus tíos. Solo el 20% vive con su padre, y el 5% lo hace en alguna dependencia del INAU. 

La Cárcel de Salto es que la padece el mayor nivel de hacinamiento del país, con una densidad de 318%. Según el informe de Petit las mujeres presas allí dejaron constancia de dificultades que eso plantea, sobre todo para tener allí a sus hijos. En el dormitorio de una de las entrevistas había alojadas siete mujeres y cuatro menores. Solo había disponible una cuna, por lo que los demás niños debían compartir las camas con sus madres. Debido al crecimiento poblacional de la unidad el comedor se transformó en otro dormitorio, por lo que se quedaron sin lugar para comer. En las noches o en los días de lluvia el único espacio común es un pasillo, donde deben convivir todos. 

Otros problemas 

Otro efecto de la LUC fue haber sustituido la Libertad Vigilada por la Libertad a prueba, que obliga a los implicados a realizar tareas comunitarias, y que afectó principalmente a las mujeres que fueran condenadas por delitos vinculados a la ley de Estupefacientes. La LUC derogó también la Suspensión Condicional del Proceso como alternativa de resolución para delitos cuya pena mínima no superara los tres años.

 Para las mujeres, cumplir las medidas también signfica un desafío. Muchas son jefas de hogares monoparentales con hijos a cargo. Así, deben combinar su cuidado con la jornada laboral en un empleo – generalmente mal pago o precario- y cuatro horas semanales de trabajo comunitario con la obligación de presentarse una vez por semana en una seccional. Petit recoge el testimonio de las dificultades. «Me queda lejos. A veces no tengo para el ómnibus. Los últimos días del mes se complica», dice una de estas mujeres. «Voy caminando, pero es bastante lejos. A veces le pido a mi hermana, pero ella a veces no tiene por que tiene nietitos». La aplicación de penas alternativas plantea dificultades a nivel general. Oficina de Supervisión de Libertad Asistida (OSLA) cuenta solo con 86 funcionarios y un vehículo para supervisar a 15.000 personas bajo ese régimen. A noviembre de 2021 la oficina tenía 5.924 medidas activas a mujeres.

La Comisión Celeste

En el oficialismo se admite que «la LUC generó un mecanismo jurídico que nadie previó» y que derivó en el incremento de mujeres presas. Así se lo dijo a El Observador el diputado colorado Gustavo Zubía que, junto al nacionalista Mario Colman y el cabildante Eduardo Lust, conformaron una comisión para estudiar una reforma al Código del Proceso Penal y solucionar algunos problemas que ley dejó sin abordar.

 Según el legislador, uno de los planteos será modificar el artículo 37 de la ley de Estupefacientes que, a través de la LUC, igualó las penas previstas tanto para delitos consumados como para tentativas, fiijando la mínima en cuatro años de prisión. «Parece antendible», señaló Zubía. «Solucionaría el aspecto humano». De prosperar, la pena mínima por tentativa se reduciría a un año y tres meses, que volvería a ser excarcelable. 

Zubía adelantó que el grupo de trabajo será llamado la «Comisión Celeste», ya que la intención es incorporar los aportes del Frente Amplio y generar una política de Estado «por encima de diferencias políticas menores». Se prevé llegar en los próximos dos años a un texto para presentar ante el Parlamento Por su parte, la senadora colorada Carmen Sanguinetti anunció hace tiempo su intención de trabajar en la reforma del artículo 74 de la LUC, al que los especialistas indican como el responsable de la alta prisionización de mujeres. 

Población y presupuesto 

La población carcelaria en general  se incrementó 56% en poco más de una década. Pasó de 4.918 internos en 2010 a los 13.693 que había al cierre del año pasado. Eso significa que 387 uruguayos por cada 100 mil habitantes estaban en ese momento en prisión. Las proyecciones indican que hoy, abril de 2021, hay 14.200 personas encarceladas. 

Como el Presupuesto no acompañó en forma lineal esa tendencia, el gasto en alimentación por cada recluso ha descendido. Hoy allí se destina $ 87 diarios por cada personal, cuando en 2020 esa partida era de $ 103 por día. 

 

 





Source link

Si te gustó la nota compártela
Más noticias de o similares.
Últimas Noticias: